LA DANZA DE LAS EMOCIONES V

LA DANZA DE LAS EMOCIONES V

En esta ocasión, al llegar el final del día, el momento previo a dormir, una emoción toco a la puerta TOC TOC: -"Soy yo, llevo dos días llamándote y no me haces caso, qué te sucede? Parece que no me conoces de nada?

- " Sabes que sí te conozco y que también estoy ocupada con tus hermanas emociones, ahora no tengo tanto tiempo disponible sólo para ti. Sólo es eso"

- "Gracias por decirlo, pues estaba insistiendo tanto porque pensé que no querías hablar conmigo, que no querías saber nada más de mi y eso me hizo sentir mucho miedo a perderte e insistí e insistí. Ahora, me quedo tranquila, pues con esto que me cuentas, también me ayudas a mirar a mis hermanas y me gusta, me gusta verlas y prestarles atención"

La mujer sabia apareció y le dijo a esta intensa emoción del día, el MIEDO:

- "Miedo, cómo has hecho para que está mujer te escuche hoy?"

Te voy a contar mi secreto, le dijo el miedo:

- "Comenzó el día y llamé a su puerta, no me hizo caso, no respondió, ni siquiera fue a ver quién era. Entonces, pensé que tenía que llamar más fuerte para molestar y así, ver qué sucedía. Así lo hice, llamé al timbre y golpee la puerta durante unos minutos. De nuevo, nadie contestó. Pensé que tendría que hacer más ruido, entonces fui a pedir ayuda a mi hermana PÁNICO, quien a veces me echa una mano cuando alguien no quiere escucharme y le pregunté, qué podía hacer para que Ana me habriera la puerta, pero que en esta ocasión prefería seguir intentándolo yo sola. - "Aún no necesito que vengas, pero sí, que me des alguna pista de lo que yo sola puedo hacer para que Ana me abra y hable conmigo"

Así lo hizo mi hermana PÁNICO, me dijo:

- "Además de golpear su puerta, mientras tocas el timbre, sube el volumen de la música, esa que tanto te gusta y que tan poco le agrada a Ana y si aún así, no te contesta, introduce una nota por debajo de la puerta en la que ponga "mi hermana PÁNICO quiere venir a hablar contigo para saber por qué no me abres, pero preferiría que me lo digas directamente a mi y no tener que molestar a mi hermana viniendo"

Así lo hizo el MIEDO, de nuevo se acercó a la puerta de Ana, tocó, hizo sonar el timbre, puso su música prefereida, la más desagradable que encontró para Ana y sin recibir respuesta alguna, introdujo la nota por debajo de la puerta. Inmediatamente, Ana abrió la puerta:

-"Hola miedo, llevábamos tiempo sin vernos, aún así, es como si nos hubiésemos visto ayer"

- "Si, por eso no entendí por qué no me has abierto en estos dos días, pensé que no querías saber más de mi"

Y Ana le contó, lo feliz que era, lo bien que se sentía y que ahora tenía muchas otras emociones hermanas a las que prestar atención pues eran grandes amigas con las que había puesto en marchas sueños y proyectos que también le llevaban su tiempo y ese era el motivo por el que Ana no tenia tiempo para abrir la puerta a MIEDO.

Tras esta conversación, Ana se dio cuenta de que hubiese sido más agradable invitar al MIEDO a pasar y ofrecerle un café, mientras en estos dos días había conversado con PASIÓN, ILUSIÓN, SUEÑOS, SUPERACIÓN, pues el aporte de MIEDO en esas conversaciones, le solía traer también a su hermana PRUDENCIA y HUMILDAD con quienes Ana también había llevado adelante grandes y exitosos proyectos en su vida.

Ana le dijo: -" Gracias por haber insistido tanto para que te abriera, pues siempre has sido y sigues siendo un gran aporte en mi vida, en estas ocasiones, tu visión me hace más humana"

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

21/07/2017 ECS